El Bacalao




Estos pescados blancos destacan por su bajo aporte en lípidos y calorías, lo que los hace ideales para dietas de adelgazamiento y de control del colesterol. Además, su carne es blanda, sabrosa y de fácil digestión y contienen varios minerales que fortalecen nuestros huesos y dientes.


 El bacalao es un pescado fundamental en la dieta mediterránea. Puede comprarse fresco o salado, forma en que también conserva todas sus propiedades. Cuando quitamos la sal, podemos prepararlo con la cocción que más nos guste, desde hervido hasta frito o con salsa.

 Es un pescado blanco, por lo que posee muy poco contenido en grasa. Es rico en proteínas de alto valor biológico  y aporta vitaminas del grupo B, que permiten aprovechar los nutrientes energéticos (carbohidratos, grasas y proteínas), además de intervenir en diversos procesos del organismo.

 Aporta fósforo y potasio, minerales de gran importancia para el funcionamiento del sistema nervioso y la constitución de huesos y dientes. Gracias a ello, el consumo de este tipo de pescado resulta favorable en etapas de crecimiento o en la menopausia, para prevenir la osteoporosis.

 Como las reservas de grasa se centran en el hígado del bacalao, esta parte del pescado se utiliza para elaborar aceite. Este aceite es rico en vitamina A, que favorece la visión, en especial la nocturna, además de aportar cualidades antioxidantes. Tanto el hígado como el aceite que se extrae de esta víscera contribuyen a mantener una piel fresca y saludable.


Por 100 gr de bacalao
Energía: 81,3 kcal
Proteínas: 18,2 gr
Lípidos: 0,9 gr
Potasio: 340 gr      



Los pescados de la familia del bacalao favorecen nuestro sistema nervioso. Con sus aportes de vitaminas y proteínas colaboran en diversos procesos vitales para nuestro organismo. Por ello te hemos preparado una gran variedad de recetas con bacalao, para que disfrutes de sus beneficios. 


fuente: "COCINA SANA PARA EL CUERPO Y LA MENTE"
            Tomo 06 - PESCADO BLANCO DEL MAR

No hay comentarios:

Publicar un comentario